Fertilab
         
  FERTILIZACIÓN IN VITRO

¿Qué es la fertilización in vitro?
Historia de las técnicas de reproducción asistida
¿Cómo se hace la fertilización in vitro?
 



¿Qué es la criopreservación de embriones?
¿Qué es el útero subrogado?
¿Cómo es la transferencia intratubárica de gametos?

 
 


¿QUÉ ES LA FERTILIZACIÓN IN VITRO?

 

 
Fertilización in vitro
El objetivo principal de toda pareja que se somete a un procedimiento de fertilización in-vitro (FIV) es lograr el embarazo; sin embargo, este procedimiento no constituye solamente una opción terapéutica, sino que puede ser de gran ayuda como herramienta diagnóstica.

Es único método con el que se determina la calidad de los óvulos y espermatozoides, se confirma la fertilización y se evalúa el desarrollo del embrión dentro del útero.

La técnica se puede hacer con sedación e implica la fertilización de los óvulos de la mujer con esperma de su esposo o de un donante fuera del cuerpo humano, por eso se llama in vitro. Como se pensaba que el bebé se desarrollaba en una probeta, se le conoció con el nombre de “bebé de probeta”.

Una vez que el óvulo es fertilizado por el espermatozoide, se procede a la transferencia de los embriones dentro de la cavidad uterina mediante un procedimiento sencillo que se realiza en el laboratorio.

El tiempo que el embrión permanece en el laboratorio es escasamente de 48 a 72 horas, el resto del desarrollo ocurre naturalmente en el útero de la madre. Es importante considerar que cuando se transfiere más de un embrión, las posibilidades de embarazo múltiple son de 20% a 30%. También deben estar conscientes que, a pesar de que se transfieran todos los embriones, es posible que no ocurra el embarazo.

Es fundamental ser conscientes de que un procedimiento no garantiza el embarazo y que deben estar dispuestos a recurrir a más de un procedimiento lo cual aumenta las posibilidades de éxito.

En la actualidad, se realiza de manera ambulatoria, con sedación y bajo observación ecográfica, lo que ha permitido que la invasión por laparoscopia y las complicaciones sean mínimas. Sin embargo, es importante que tanto el personal médico como el paramédico estén entrenados en este tipo de procedimientos, para lograr una adecuada tasa de éxito.

Las técnicas actuales de reproducción asistida son las siguientes:

CONVENCIONAL

La FIV originalmente se hacía por laparoscopia, para el tratamiento de las pacientes con ausencia de trompas de Falopio o con daño tubárico severo no susceptible a operación. Sin embargo, en la actualidad, cualquier condición en la cual el ambiente no sea favorable para que se dé la interacción del óvulo con el espermatozoide, puede ser una indicación para la FIV.

INDICACIONES DE LA FERTILIZACIÓN IN VITRO

  • Daño tubárico severo
  • Salpingectomía bilateral
  • Endometriosis
  • Factor masculino moderado
  • Infertilidad de causa desconocida
  • Infertilidad de origen inmunológico

En ciertas circunstancias, como en pacientes con factor tuboperitoneal severo, esta técnica puede constituir la primera opción terapéutica; sin embargo, en parejas con infertilidad de causa desconocida, la FIV puede representar la última opción disponible, después de las relaciones dirigidas y las inseminaciones artificiales. Los requerimientos mínimos necesarios para una FIV son: una cavidad uterina normal, una fuente para obtener oocitos y una fuente de espermatozoides.

MICROMANIPULACIÓN

 
Micromanipulador
La FIV podia solucionar una gran cantidad de problemas de infertilidad; sin embargo, para que tenga éxito los espermatozoides tienen que atravesar la zona pelúcida (estructura que envuelve el oocito).

Cuando existe un factor masculino severo esto no ocurre y se debe realizar la inyección intracitoplasmatica de espermatozoides  (ICSI), procedimiento en el que, con ayuda de un micromanipulador, se introduce un espermatozoide en el citoplasma del óvulo.

A pesar de ser relativamente nueva, es la técnica que, después de la FIV, ha tenido el mayor impacto en el tratamiento de parejas infértiles.

La principal indicación de la ICSI es cuando existe un factor masculino importante; sin embargo, han aparecido nuevas indicaciones como las que se señalan en la tabla siguiente:

INDICACIONES DE LA ICSI
Alteraciones de los parámetros espermáticos

< 1,5 x 106 espermatozoides móviles totales después de la
capacitación   

< 4% de espermatozoides con formas normales*
< 5 x 106 antes de la capacitación   

Azoospermia Obstructiva o no obstructiva
Infertilidad de causa desconocida Parámetros espermáticos normales sin alteraciones oocitarias
Fallo en inseminación intrauterina

< 5 x 106 espermatozoides móviles después del lavado

Presencia de anticuerpos antiespermáticos

Poca disponibilidad de oocitos Menos de 4 oocitos obtenidos en la aspiración
Baja tasa o fallo de fertilización en FIV anteriores Menos de 10% de tasa de fertilización

La azoospermia (ausencia de espermatozoides) es una clara indicación de ICSI pues, aunque se ha logrado embarazo mediante FIV clásica con espermatozoides obtenidos por aspiración del epidídimo, esto no ha sido posible mediante espermatozoides de origen testicular.

Los pacientes con oligozoospermia severa (es decir que tienen menos de 5 millones/ml), presentan tasas de fertilización inferiores cuando su pareja se somete a la FIV clásica con respecto a los casos que tienen muestras con cuenta normal.

La oligozoospermia no sólo implica la existencia de un número menor de espermatozoides que interactuarán con el oocito, sino que además se ha demostrado que los espermatozoides de estos pacientes pueden presentar alteraciones en la capacidad de penetrar la zona pelúcida (capa que envuelve el óvulo).

La forma del espermatozoide se relaciona con su capacidad fecundante, por lo que aquellos pacientes con teratozoospermia severa (alteración de la morfología), en los que existe menos de un 4% de formas estrictamente normales (morfología según Krüger normal >14), se beneficiarán de la ICSI.

Cuando en procedimientos de FIV no se logra la fertilización de oocitos de buena calidad o cuando menos de un 10% han sido fecundados, se habla de fallo de la FIV. En estos casos, se ha demostrado que la reinseminación al día siguiente no es útil para rescatar el procedimiento, por lo que se ha propuesto la llamada “ICSI de rescate”, mediante la cual se lleva a cabo el procedimiento en los oocitos no fertilizados, al día siguiente de la aspiración folicular.

La ICSI de rescate no ha logrado buenos resultados aunque recientemente se han obtenido éxitos con la inyección temprana, entre 19 y 20 horas después de la FIV clásica, si no ocurrió la fertilización. Por supuesto, que en caso de realizar una nueva TRA, se aconseja llevar a cabo la ICSI sin importar las características del semen, con lo que se han logrado buenos resultados.

Se ha demostrado la efectividad de la ICSI con los espermatozoides recolectados de orina en pacientes con eyaculación retrógrada cuando el número y motilidad se encuentran afectados. Las muestras congeladas de pacientes con cáncer pueden ser de baja calidad y se deben considerar muy valiosas en aquellos pacientes en los que han desaparecido las espermatogonias como consecuencia de quimioterapia, radiación u orquidectomía.

 
ICSI
Existen otras técnicas de micromanipulación de embriones como la eclosión asistida, en la que se abre un orificio en la zona pelúcida con el fin de mejorar la tasa de implantación, y el diagnóstico genético preimplantación (DGP), en el que una vez realizada la eclosión asistida se obtienen una o dos blastómeras para realizar el estudio genético del embrión.

La primera se ha usado en pacientes con múltiples fallos de FIV previas y el DGP en mujeres de edad avanzada, con antecedentes personales o familiares de alteraciones cromosómicas o en casos de FIV anteriores fallidas.

 

<< anterior - INSEMINACIÓN ARTIFICIAL

siguiente >> - Historia de las técnicas
de reproducción asistida

 

 

Copyright © 2005 FUNDAFER - Derechos reservados. Última actualización junio 2008.
Condiciones de uso Términos legales Políticas de privacidad