Fertilab
         
  RELACIONES ANALES

¿Cómo son las relaciones anales?
Historia del sexo anal
¿Cuáles son las posiciones de las relaciones anales?
¿Cómo se pueden disfrutar las relaciones anales?
 

¿Dónde está el punto G masculino?
¿Cuáles son los problemas de la penetración anal?
Complicaciones de las relaciones anales
 
 


¿CÚALES SON LAS POSICIONES DE LAS RELACIONES ANALES? Página 1-2


 
Posicón de la relación anal
El sexo anal es muy placentero si se practica con técnicas de higiene y sanidad.

Hay que defecar para asegurarse de que el ano se encuentra limpio y apropiado. Algunas personas gustan de hacerse un lavado rectal, pero una ducha es más que suficiente para garantizar la higiene.

Si no conoces bien a tu pareja, entonces deberán usar condón. Es bueno tener a la mano un buen gel soluble al agua, una crema o un lubricante de base acuosa para facilitar la penetración.

Esta práctica sexual requiere grandes dosis de mutua confianza, lubricación, capacidad de comunicación y paciencia por parte del hombre o de la mujer que va a ser penetrada. Por otro lado, el hombre activo no puede moverse tan enérgicamente como lo haría durante el coito vaginal, porque corre el riesgo de dañar tejidos muy delicados.

Las emociones pueden controlar la tensión en cualquier momento. Una buena penetración anal no será placentera a menos que tus músculos estén relajados. Esto lleva tiempo y paciencia.... mucha paciencia.

POSICIONES

 
Posición para la relación anal
Así como la lubricación y la relajación del esfínter son esenciales para iniciar un buen sexo anal, también es recomendable elegir una postura adecuada que pueda facilitar una penetración más suave.

El buen sexo va mucho más allá de los cuerpos dependiendo del estado físico, peso y flexibilidad que son factores que podrían limitar tu accionar sexual. Existen multitud de posiciones y a continuación señalamos algunas de las más frecuentes:

Posición de Misionero. La posición del misionero es la más popular y conocida universalmente, porque es muy cómoda, permite obtener un mayor contacto con la pareja y una buena penetración.

La mujer se tumba boca arriba con sus piernas abiertas y las rodillas levantadas. El hombre se acuesta entre las piernas de ella y se apoya con sus brazos, para realizar un movimiento de vaivén sobre la vagina.

Esta posición es estimulante porque los amantes están cara a cara, se miran a los ojos, pueden tener los cuerpos en contacto total y pueden besarse apasionadamente. Es conveniente poner unos cojines debajo de las nalgas para mejorar el ángulo de penetración de la vagina, esto permite que las paredes vaginales y el punto G se puedan estimularse mejor.


Posición de Misionero

 

 

 

En la “Posición Anal del Misionero” es más agradable si se colocan una o más almohadas bajo tu pelvis para levantar el trasero. La mujer se tiende sobre su espalda, levantando las rodillas hasta las cercanías del cuello y puede apoyar las manos para facilitar el apoyo de las piernas. Esta posición permite una fácil y profunda penetración del ano.



Posición de Misionero - Anal




Posición del perrito o a cuatro patas. Esta posición es una de las más conocidas, especialmente entre homosexuales. Sin embargo, como esta posición permite un penetración anal profunda del pene puede no ser la mejor para los principiantes y traten de ser lentos... muuuy lentos.

La persona que va a ser penetrada, se apoya con sus rodillas y brazos en una posición alta, generalmente en una cama, y puede estar situada de rodillas en la cama, o bien de pie fuera de ella.


 

Unión de la Vaca

 

 

 

Unión del Lobo


 

 

Una vez introducido el pene, empuja su cadera adelante y atrás, moviendo el pene dentro y fuera del ano. Quien recibe la penetración debe mantenerse quieto o rotar su cadera de un lado a otro.

En cualquiera de esos dos casos, es el activo el que lleva el control y ritmo de la penetración, y el pasivo puede jugar con los testículos y el pene, en caso de ser homosexuales. En ambas posturas, el ano de la persona penetrada tiende a tensar su ano, por lo que la penetración puede llegar a ser dolorosa.

Cuanto más agache su espalda, más deja al descubierto su ano y el recto; en ese caso se logra una penetración aún más profunda y que también puede ser más dolorosa

Posición de acostados. Esta permite controlar la velocidad y profundidad de la penetración anal y en esa posición él tiene el control. La persona se acuesta y se monta sobre él y ella desliza su ano hasta encontrar el pene erguido.

 

Unión del Elefante


 

La penetración es menos profunda, pero el ritmo lo controla la persona que penetra, lo que unido a la fuerte presión que ejerce el ano sobre el glande puede provocar un orgasmo intenso.

Posición de costado. En este caso la profundidad de la penetración ana es mucho menor y existe el riesgo de que el pene que penetra se suelte en varias ocasiones del recto de su pareja. Es una postura muy sensitiva y con mucho contacto físico entre los dos compañeros. Permite además a la persona que penetra jugar con los genitales de su compañero.

 


Posición de las cucharas

  ¿CÚALES SON LAS POSICIONES DE LAS RELACIONES ANALES?
- contiene 2 páginas

Pág 1 Pág 2
 

<< anterior - Historia del sexo anal

siguiente >> - ¿Cómo se pueden disfrutar
las relaciones anales?

 

 

Copyright © 2005 FUNDAFER - Derechos reservados. Última actualización junio 2008.
Condiciones de uso Términos legales Políticas de privacidad