Fertilab
         
 

SÍNTOMAS DEL EMBARAZO

Siento cansancio, insomnio y cambios de humor
¿Hasta cuando me van a crecer los pechos?
¿Cómo controlo los mareos, las náuseas y vómitos?
Tengo acidez, mala digestión y exceso de salivación
¿Como controlo el estreñimiento y las hemorroides?
Tengo dificultad para respirar y taquicardia

 

Tengo congestión nasal y sangro por la nariz y encías
Siento dolor en bajo vientre y la barriga se pone dura
Tengo muchos síntomas urinarios
¿Cómo controlo los calambres y las várices?
¿Qué cambios voy a tener en la piel, uñas y el cabello?
¿Qué otros problemas voy a sentir?
 
 


TENGO ACIDEZ, MALA DIGESTIÓN Y EXCESO DE SALIVACIÓN

 

Acidez

La acidez es frecuente durante el embarazo, se inicia durante el primer o segundo trimestre y se hace más severo a medida que progresa el embarazo. No se ha establecido la causa de este síntoma, aunque se ha señalado la compresión del estómago por el útero y el aumento en los niveles hormonales como posibles causas. Estos alteran los movimientos digestivos del estómago y del esófago, lo que hace que permanezcan mayor tiempo en contacto con sus ácidos.

Entre las medidas generales se recomienda una dieta rica en calcio y proteínas,  masticar bien los alimentos y hacer comidas frecuentes, así como también evitar acostarse luego de comer. Se debe evitar el aumento de la presión intraabdominal que se produce al levantar objetos pesados, el pujar en caso de estreñimiento, etc. Si con estas medidas no se logra mejoría de los síntomas o si son severos, se deben usar medicamentos que disminuyan la acidez como los antiácidos. En caso de que persista el síntoma, se pueden usar los bloqueadores de la secreción ácida, como la ranitidina, que no produce ningún efecto sobre el feto.

 

Mala digestión

La indigestión es otro síntoma frecuente del embarazo y se debe a la acción de las hormonas sobre los movimientos intestinales, que hacen que estos sean más lentos. Esto favorece que se formen más gases y los alimentos tarden más en ser digeridos. En estos casos, es recomendable que evite el aumento excesivo de peso, no llevar la ropa ajustada, tomar varias raciones pequeñas en vez de tres abundantes y comer lentamente masticando los alimentos en forma adecuada. Si a pesar de esto continúa la indigestión, puede utilizar preparados comerciales que tienen enzimas digestivas.  

 

Exceso de salivación

El exceso de saliva, denominado ptialismo, es desagradable pero no representa ningún peligro. Se presenta con más frecuencia durante el primer trimestre y suele desaparecer a comienzos del segundo trimestre aunque, en algunos casos, suele mantenerse hasta el final del embarazo. La formación de saliva es constante, aumentando durante los períodos alimentarios. La secreción diaria normal es de aproximadamente 1 litro, pudiendo pasar de 10 litros en casos de sialorrea intensa.

 

 

Su característica fundamental es que desaparece con el sueño, lo cual indica un problema relacionado con el sistema nervioso del vago. Aumenta con la ingesta de alimentos y con los vómitos. Se asocia con el reflujo gastroesofágico, con o sin hernia hiatal. A esto hay que sumarle la presencia de los vómitos, que son más frecuentes en el primer trimestre del embarazo.

Las pacientes se presentan en el consultorio de tres formas diferentes: con aumento leve de la salivación, fácilmente controlable con la expectoración o un pañuelo, un segundo grupo con un flujo salival importante, que entran al consultorio con una toalla. El tercer grupo es sumamente raro y requiere hospitalización para reposición de líquidos.

En los cuadros que se acompañan de vómitos y/o reflujo gastroesofágico, se impone en primer lugar el tratamiento de los vómitos y del reflujo gastroesofágico. En algunos casos moderados y en los severos, se requiere el uso del sulfato de Atropina, en gotas, para aliviar el proceso y tranquilizar a la paciente. Puede ser útil la psicoterapia y evitar la ingesta de alimentos irritantes, los cuales podrían estimular las glándulas salivales aumentando la secreción de saliva. También se puede cepillar los dientes a menudo con una pasta mentolada, utilizar un enjuague bucal mentolado o goma de mascar pueden ayudar a secar un poco la boca.

 

 

 

 

<< anterior - ¿Cómo controlo los mareos, las náuseas y vómitos?

siguiente >> - ¿Como controlo el estreñimiento y las hemorroides?

 

 

Copyright © 2005 FUNDAFER - Derechos reservados. Última actualización junio 2008.
Condiciones de uso Términos legales Políticas de privacidad