Fertilab

ANATOMÍA DE LOS GENITALES

Genitales Femeninos
Genitales Masculinos

 

Genitales Femeninos
Vulva y monte de Venus
Labios mayores y menores
Clítoris
Introito de la vagina
Vagina
Útero
Trompas
Ovarios

 

VAGINA

 

 

Vagina. Es la única estructura de los genitales femeninos que juega un doble papel: reproducción y sexualidad. En la primera porque permite la salida del feto y en la segunda, la penetración del pene y donde es eyaculado el semen. Está rodeada por músculos y tapizada por una mucosa llena de pliegues. La mucosa tiene la particularidad que permite la salida de un líquido durante la excitación sexual, para que se lubrique y permita un sexo más placentero.

Genitales femeninos internos

En la mayoría de las ilustraciones la vagina aparece como una cavidad abierta; sin embargo, en condiciones normales siempre está colapsada porque la pared anterior está en contacto con la pared posterior. Por eso se dice que la vagina es una “cavidad virtual”, esto es, que es capaz de convertirse en una cavidad cuando se introduce algo en su interior y durante el nacimiento.

Cuando la mujer se excita sexualmente, la vagina se estira y se alarga para adaptarse al tamaño del pene y evitar que los movimientos de empuje sean dolorosos. Los pliegues tienen la finalidad de permitirle las modificaciones de tamaño que se aprecian en la siguiente figura

Cambios vaginales durante la fase de excitación

En el video que se anexa se puede apreciar como la vagina está llena de pliegues que le permiten estirarse. Se puede ver como a medida que se retira el instrumento, las paredes de la vagina se vuelven a colapsar y se pone en contacto la cara anterior con la posterior. Su capacidad más increíble de distensión ocurre en el momento del parto, cuando permite la salida de un feto de más de 3 Kg.

Pliegues Vaginales

  Pliegues vaginales

baja resolución | alta resolución
(52 Kb)            (502 Mb)

Antes de la primera relación sexual la vagina está protegida contra infecciones por el himen. Con la llegada de la pubertad la vagina adquiere su propio ecosistema de gérmenes, que la protegen contra infecciones y pierde su razón de ser. Si quieres saber más sobre el himen, haz clic aquí.

La vagina tiene muchas terminaciones nerviosas, sobre todo cerca de la salida y en la cara anterior.

Relación del pene con la vagina durante el coito

La parte interna y el fondo son prácticamente insensibles; además, aumenta mucho de diámetro en el momento de la excitación sexual, de allí que un pene de gran tamaño no tenga mucho efecto sobre la estimulación de la parte interna y el fondo de la vagina. Por el contrario, cuando el pene es muy largo, puede pegar con el fondo de la vagina y el cuello del útero, lo cual ocasiona un movimiento de las estructuras internas de la pelvis que puede ser molesto.

En la cara anterior de la vagina existe una zona conocida como "punto G", nombrado así en honor al ginecólogo alemán Ernest Gräfenberg, quien lo describió en la década de los 60’. Este punto se encuentra situado en la cara anterior de la vagina, a medio camino entre el hueso del pubis y el cuello del útero, a unos tres centímetros del exterior de la vagina.

La existencia de este punto ha estado teñida por la polémica, con grupos que niegan su existencia y otros que la han demostrado con biopsias de la zona que revelan un tejido similar al de la próstata masculina y lo han denominado erróneamente “próstata femenina”, lo cual es en realidad una colección de glándulas que rodean la uretra femenina.

Estas glándulas fueron originalmente descritas en 1672 por Regnier de Graaf (1641-1693), sin embargo, se las conoce con el nombre de glándulas de Skene, por la descripción que hizo Alexander Sken, en 1880. Al igual que la próstata, estas glándulas liberan secreciones que se vacían en la uretra a través de unos orificios pequeños.

Aunque en a descripción clásica el autor se refirió sólo a dos glándulas que están al final de la uretra, hoy día se sabe que puede haber treinta o más, aunque la cantidad, el tamaño y su ubicación varía de mujer a mujer.

Situación del punto G

Durante el orgasmo masculino la próstata libera una secreción, que se une con el de las vesículas seminales y los espermatozoides para constituir el líquido seminal. Durante el orgasmo femenino es posible que esta estructura, histológicamente similar a la próstata, libere una sustancia blanquecina e inodora similar a la producida por la próstata masculina, esta sustancia cae en la uretra y sale al exterior, en lo que se ha llamado la “eyaculación femenina”.

Pero…. ¿Las mujeres eyaculan? Investigaciones recientes indican la posibilidad que todas las mujeres produzcan algún tipo de eyaculado, el cual pasa desapercibido la mayoría de las veces y que puede ocurrir en ausencia de orgasmo.

Algunos sugieren que el líquido que sale es orina, pero difiere en su contenido enzimático. Las glándulas parauretrales producen una enzima llamada fosfatasa ácida prostática, la cual se ha encontrado en cantidades mucho mayores en la eyaculación femenina que en la orina.

Si quieres sentir el punto G, lo más fácil es que te acuestes en la cama con algunas almohadas bajo la pelvis, de tal manera que la entrada de la vagina quede elevada. Luego te introduces los dedos en la vagina o deja que tu pareja lo haga y busca una zona más rugosa ubicada en la cara anterior, sin presionar fuerte ni constantemente, sino más bien suave y moviendo el dedo de derecha a izquierda y hacia atrás o en círculos; o sea, pasando por la localización anatómica del punto G, sin apretar ni concentrarse en él directamente.

Recuerden que no todas las mujeres lo tienen y, aún teniéndolo, la mayoría de las mujeres no lo logran precisar. Esto no debe crear ningún tipo de angustia porque el no tenerlo no te hace ni más ni menos sexual. Se ha hablado que, en los varones, también existe un punto G del cual hablaremos en los próximos boletines.

Es importante que los lectores sepan que la zona principal de placer para las mujeres no está en la vagina sino fuera de ella, en el clítoris. La importancia de la vagina a la hora del disfrute sexual no está tanto en el placer mecánico que pueda suministrar el roce del pene, sino el placer sexual que da la sensación de sentirse penetrada por el hombre que le gusta o que ama. Este tema será tratado en detalle en los próximos boletines sobre respuesta sexual.

 

 

 

<< anterior - Introito de la vagina

siguiente >> - Útero

 

 

Copyright © 2005 FUNDAFER - Derechos reservados. Última actualización septiembre 2005.
Condiciones de uso Términos legales Políticas de privacidad