Fertilab
         
  RELACIONES ANALES

¿Son normales las relaciones anales?
¿Cuáles son los problemas de la penetración anal?
¿Cómo se pueden disfrutar las relaciones anales?
 



¿Cuáles son las complicaciones de las relaciones anales?
Recomendaciones finales para un sexo anal satisfactorio

 
 


¿SON NORMALES LAS RELACIONES ANALES?

 

El erotismo anal, está rodeado de un tabú muy poderoso y es un tema del que pocas personas quieren hablar; sin embargo, su práctica es cada vez más frecuente, quizás como una forma de respuesta a la “emoción por lo prohibido”. En los hombres heterosexuales, el tabú es aún más evidente, por el miedo a que la pareja pueda pensar que tiene tendencias homosexuales o, inclusive, miedo de reconocer que ese estímulo pueda ser placentero porque se puede poner en duda su “masculinidad”.

Hay que diferenciar el “sexo anal” de las “relaciones anales”. El primero, consiste en todas aquellas técnicas donde se utiliza el área rectal como forma de estimulación sexual y, la segunda, cuando se introduce el pene en el ano. Esta última, es la menos practicada de las técnicas de sexo anal. La más común es la estimulación táctil de la apertura del ano, con o sin penetración, la introducción de juguetes sexuales o el beso de la zona anal.

 

En una encuesta de 100.000 lectores de la revista Playboy, el 47% de los hombres y el 61% de las mujeres, admitieron haber intentado relaciones anales. Esta muestra no es representativa de la población normal y pudiera considerarse elevada por la naturaleza erótica de los lectores de esta publicación.

En un estudio realizado en Venezuela el 54% de los hombres señalaron haber penetrado a alguien por el ano, el 78% de las penetraciones fueron a mujeres, el 9% a hombres, el 8% a hombres y mujeres y el 5% no respondió. En ese estudio, el 29% de las mujeres señaló haber sido penetradas por el ano.

 

 

¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS DE LA PENETRACIÓN ANAL?

 

El ano es una estructura que no está fisiológicamente preparada para la relación sexual, por tanto, existen una serie de problemas que se presentan durante la penetración anal que son los siguientes:

  1. En el recto no ocurren las modificaciones de tamaño (alargamiento y ensanchamiento) que ocurren en la vagina durante la fase de excitación.
  2. La mucosa rectal no se lubrica, como lo hace la vagina aunque, en algunos casos, puede haber aumento de la secreción mucosa normal del ano.

La mucosa rectal no tiene la misma resistencia que tiene la mucosa vaginal al roce y, por esta razón, esta práctica sexual puede favorecer la penetración de gérmenes patógenos.

Mucosa anal

 

Debido a esto, las relaciones anales pueden ser muy traumáticas, a menos que haya una preparación adecuada, que simule los cambios fisiológicos de la vagina, es decir, dilatación y lubricación. Alrededor del canal anal existen dos esfínteres.

 

Anatomía del ano y recto

 

El externo, que está controlado por el sistema nervioso central y que se puede contraer o relajar a voluntad y, el esfínter interno, que es controlado por el sistema nervioso autónomo, el mismo que controla las funciones del corazón y que, por tanto, no se pude controlar. La primera respuesta del ano a la penetración, es un espasmo que ocurre producto de la estimulación y es como “un rechazo a la penetración”.

Una alternativa para el control del dolor, es el uso de anestésicos de superficie, como la lidocaína en jalea. Tiene la desventaja que disminuye las sensaciones del recto y del pene y puede retrasar el orgasmo masculino. Esta jalea anestésica no es recomendable con el uso de juguetes sexuales porque se puede estar bloqueando la sensación de dolor, que es una forma de alarma del organismo de que algo puede estar causando daño.

 

 

 

<< anterior - Masturbación

siguiente >> - ¿Cómo se pueden disfrutar las relaciones anales?

 

 

Copyright © 2005 FUNDAFER - Derechos reservados. Última actualización junio 2008.
Condiciones de uso Términos legales Políticas de privacidad