Fertilab
         
  RELACIONES ANALES

¿Son normales las relaciones anales?
¿Cuáles son los problemas de la penetración anal?
¿Cómo se pueden disfrutar las relaciones anales?
 



¿Cuáles son las complicaciones de las relaciones anales?
Recomendaciones finales para un sexo anal satisfactorio

 
 


RECOMENDACIONES FINALES PARA UN SEXO ANAL SATISFACTORIO

 

La principal función del recto es servir de paso a las heces, pero en condiciones normales las heces sólo están en el recto antes de la evacuación. En algunas personas, el sexo anal puede estimular el deseo de defecación, lo cual suele bloquear la respuesta sexual. Esto es más frecuente en los casos que la ampolla rectal esté llena, por eso, algunos utilizan enemas previos o lavados, para vaciar la ampolla rectal. De esta manera, se logra una sensación de limpieza y se puede controlar la salida de heces que es un estímulo asexual. Aunque, para otros, la idea de suciedad aumenta lo prohibido y para ellos la ducha es antierótica.

La relajación del ano se puede lograr con la introducción delicada de uno, luego dos o más dedos, etc. o de juguetes sexuales de tamaños progresivamente más grandes, o algunos especialmente diseñados para la dilatación rectal. En todos los casos se debe utilizar abundante lubricación. Esto se debe hacer con mucha paciencia porque el placer anal requiere, como condición para que sea satisfactoria, que no haya dolor.

Como el recto no se lubrica como lo hace la vagina, se debe utilizar lubricación artificial. El uso de lubricantes grasosos a base de petrolatos como Vaselina®, Aceite para niños, etc. no son adeduados, primero porque son grasosos y no simulan la lubricación vaginal y segundo porque pueden dañar el látex del condón, que es recomendable usarlo en la relación anal.

El uso de lubricantes hidrosolubles como el K-Y® o los que venden en las tiendas especializadas que dicen que no dañan el látex son los mas recomendables, además que tratan de simular la secreción vaginal que no es grasosa.

La penetración debe ser lenta, primero es fácil pasar la barrera del esfínter externo porque este esfínter se puede controlar a voluntad y la dilatación de este no suele ser dolorosa. Luego el pene va a pasar por el canal anal hasta conseguirse con el esfínter interno, que es un obstáculo más difícil de vencer porque no se puede controlar a voluntad. La única forma de evitar que el esfínter se contraiga y haga la penetración más dolorosa es hacer una introducción lenta, hasta que se sienta que se ha pasado el esfínter interno. El hombre se debe quedar tranquilo un tiempo para permitir que el esfínter interno se relaje, una vez logrado esto los movimientos de empuje son cada vez mejor tolerados y la relación anal se vuelve indolora y placentera.

Luego de la relación anal es recomendable hacer un aseo adecuado de la region anal y colocarse un supositorio antihemorroidal. Como recomendación final se debe hacer una dilatación progresiva, usar mucho lubricante, pero sobre todo mucha paciencia y mucho respeto. Si luego de seguir estas recomendaciones el sexo anal no es satisfactorio entonces de debe evitar.

 

 

 

<< anterior - ¿Cuáles son las complicaciones de las relaciones anales?

siguiente >> - Algunas Disfunciones Sexuales

 

 

Copyright © 2005 FUNDAFER - Derechos reservados. Última actualización junio 2008.
Condiciones de uso Términos legales Políticas de privacidad