Fertilab
         
  RESPUESTA SEXUAL FEMENINA

Fase de deseo
Fase de excitación
Fase de meseta
¿Donde está el punto G y cuáles son los músculos del amor?
 



Fase orgásmica
¿Sólo la mujer puede lograr múltiples orgasmos?
¿Existe un orgasmo vaginal y un orgasmo clitórico?
Fase resolutiva
¿Quieres conocer tu sexualidad y que tu pareja la conozca?

 
 


FASE ORGÁSMICA

 

La intensidad del enrojecimiento sexual y las reacciones musculares, son paralelas a la intensidad del orgasmo y la mujer pierde el control voluntario de los músculos. Ella no está consciente de sus movimientos físicos que, en ocasiones, son tan violentos que provocan dolor y fatiga al día siguiente. Mientras más fuerte es el orgasmo, más se ve involucrado el cuerpo de la mujer en la liberación de tensiones funcionales y mentales. Hay contracciones involuntarias de la zona perineal, el recto y la parte baja del abdomen, así como también puede ocurrir enrojecimiento, hinchazón y expansión del tórax.

El orgasmo femenino se caracteriza por contracciones simultáneas y rítmicas del útero, de la plataforma orgásmica y del esfínter anal. Las primeras contracciones son intensas y muy seguidas, con intervalos de 0,8 segundos. A medida que progresa el orgasmo, las contracciones disminuyen en intensidad y duración y los lapsos son menos regulares.

Un orgasmo moderado puede tener entre tres y cinco contracciones, mientras que uno intenso puede tener de diez a quince. Momentáneamente, durante esta fase, puede ocurrir una distensión involuntaria de la apertura externa de la uretra, que en algunas mujeres se manifiesta con salida de orina durante o después del orgasmo.

Posiblemente hay pérdida de orina a medida que aumenta la tensión sexual, especialmente entre las mujeres que han parido y esta perdida ha hecho pensar a muchas mujeres que tienen eyaculación; sin embargo, y a pesar de ser una creencia muy difundida, la mayor parte de las mujeres no eyaculan durante el orgasmo.

El clítoris permanece retraído y no es visible porque está oculto debajo del capuchón. Las contracciones uterinas empiezan 2 a 4 segundos después de las primeras sensaciones de orgasmo y son iguales a las contracciones iniciales del trabajo de parto, que comienzan en el fondo del útero y van descendiendo hasta llegar al cuello uterino

El orgasmo es una respuesta global de todo el organismo, no sólo de la pelvis. El patrón electroencefalográfico muestra cambios marcados durante el orgasmo, ocurren contracciones musculares en diversas regiones del cuerpo y el rubor sexual alcanza su máxima intensidad y extensión.

A menudo, las mujeres describen las sensaciones iniciales de un orgasmo como un trance momentáneo, al que sigue rápidamente una sensación sumamente placentera, que suele comenzar en el clítoris y que se extiende rápidamente por la pelvis.

 

Cambios en los genitales femeninos durante la fase orgásmica

 

En cuanto a las sensaciones físicas en los genitales, se definen con los términos de “ardiente”, “electrizante” o “cosquilleante”, sensaciones que, por lo general, se difunden por todo el cuerpo. Por último, la mayoría de las mujeres experimentan contracciones musculares en la vagina o en la parte interior de la pelvis, que se define con el término de una “vibración pélvica”.

En relación con los signos vitales, la frecuencia cardiaca se eleva más; la presión arterial continúa ascendiendo y puede alcanzar cifras tan altas como 200/120 mm de Hg, aunque esta elevación es menor que la observada en el hombre y la frecuencia respiratoria puede llegar hasta 40 respiraciones por minuto. El orgasmo masculino es único, mientras que la mujer tiene la capacidad de múltiples y variadas respuestas orgásmicas, que van a depender de las características personales.

Sumado a lo que pasa en la mujer que no está embarazada, en esta fase pueden ocurrir algunos cambios de las contracciones vaginales en las embarazadas, que no varían ni en el primero ni en el segundo trimestre de la gestación. La congestión vaginal que se establece en el tercer trimestre, impide la observación de las mismas.

Las contracciones uterinas que se producen en la fase orgásmica pueden causar un espasmo tónico en el útero con disminución de la frecuencia cardiaca fetal, fenómeno de carácter transitorio que no tiene repercusiones sobre el feto.

 

¿SÓLO LA MUJER PUEDE LOGRAR MÚLTIPLES ORGASMOS?

 

Según la opinión de muchos expertos, la mujer es más completa sexualmente. En general, se puede sostener esta aseveración en base a los siguientes criterios.

  • A diferencia de la mayoría de los hombres, la mujer no necesita del orgasmo para tener satisfacción sexual. Muchas de ellas presentan una respuesta sexual en forma de meseta alargada, en la que nunca llega al orgasmo y, al final, experimenta una sensación de bienestar, semejante a la que se observa tras la respuesta orgásmica.
  • En el hombre, el no lograr el orgasmo puede significar un conflicto emocional importante. Algunos, han querido ilustrar la diferencia entre miedo y pánico de la siguiente manera: miedo, es cuando por primera vez no logra el segundo orgasmo y pánico, cuando por segunda vez no logra el primero.

El hombre es, en general, sexualmente más mecánico. Suele tener una erección rápida, luego de lo cual quiere penetrar, la fase de meseta es más larga y su único objetivo es lograr el orgasmo. Por supuesto que como humanos que somos existen muchas variaciones individuales. Por otro lado, la mujer es más romántica, necesita más del juego amoroso previo y difícilmente llegará a tener orgasmos, y mucho menos múltiples orgasmos, sin este juego previo.

 

El ciclo de respuesta sexual de la mujer suele ser más largo que el del hombre, aumentando de esta manera el placer. La fase de excitación es larga, la mayoría de las mujeres necesitan más de 15 minutos para estar completamente excitadas, el orgasmo se logra, en promedio, al cabo de 20 minutos y la fase resolutiva es larga. En el hombre la fase de excitación es corta, la meseta es larga, el orgasmo se suele lograr más rápido y la fase resolutiva es más corta.

 

  • En estudios de laboratorio en los que se les ha pedido a los hombres y mujeres que se autoestimulen hasta lograr el orgasmo, se ha observado que los varones tardan una media de 3 minutos en conseguirlo, mientras que este tiempo es de 7 minutos en la mujer.
  • El orgasmo masculino va inevitablemente seguido de una fase resolutiva con un “período refractario”, que puede durar de varios minutos a varias horas, donde es imposible iniciar un nuevo ciclo de respuesta sexual. En la mujer, es posible lograr el orgasmo sin que necesariamente vaya seguido de la fase resolutiva. Si el estímulo continúa, es posible que logre otro orgasmo e inclusive múltiples orgasmos antes de entrar en la fase resolutiva. Aun habiendo entrado en esta fase, no existe el “periodo refractario” del hombre y se puede iniciar un nuevo ciclo con nuevos orgasmos.
La fase resolutiva del hombre suele ser rápida y se vuelven pasivos, se sienten agotados, por el mayor esfuerzo físico que suelen tener. Pueden presentar somnolencia, quizás como una forma de evitar que lo “vuelvan a buscar”, por el conocimiento que tiene del “período refractario”, en el cual no puede ser estimulado. En la mujer, este período es más prolongado, se suele poner romántica y puede volver a iniciar un nuevo ciclo sexual.

 

 

<< anterior - ¿Donde está el punto G y cuáles son los músculos del amor?

siguiente >> - ¿Existe un orgasmo vaginal y un orgasmo clitórico?

 

 

Copyright © 2005 FUNDAFER - Derechos reservados. Última actualización junio 2008.
Condiciones de uso Términos legales Políticas de privacidad