Fertilab

 

CAPÍTULO 1 - ASPECTOS GENERALES

 

La planificación familiar es el conjunto de medidas y normas que todo gobierno y entidades privadas deben acometer con la finalidad de proporcionar a la familia el disfrute total de pleno empleo, habitación, educación, bienestar social y un número de hijos deseado; mientras que el control de la natalidad consiste en la aplicación de una serie de métodos para evitar la concepción, sin que se interrumpan las relaciones sexuales entre la pareja ni haya peligro para la salud. Los métodos anticonceptivos son aquellos con los que se evita el nacimiento viable de un nuevo ser, bien sea, interfiriendo en el mecanismo normal de concepción o, una vez ocurrido el embarazo, mediante la interrupción del mismo.

Antes de 1650, la población mundial tardó 35.000 años, es decir, 1.400 generaciones en duplicarse. En la actualidad, con una tasa de crecimiento de 1,7% ó 17.000 por millón, la población tardará sólo 41 años en duplicarse, por lo que algunos niños verán la población del mundo duplicarse cuando lleguen a la edad de 41 años y se habrá cuadruplicado para cuando lleguen a los 82 años. Para finales de este siglo la población debe alcanzar entre 6.000 a 6.500 millones. Esta tendencia al crecimiento exagerado de la población es lo que se ha denominado "explosión demográfica". La situación en Latinoamérica es muy particular porque constituye una de las regiones del mundo que tardará menos años en duplicar su población y ocupa el segundo lugar después de África. Así, para 1990, su población estimada era de 450 millones y, con una tasa de crecimiento natural de 2,1%, tardará unos 32 años en duplicar su población, que para el año 2025 se estima que pueda ser superior a los 900 millones.

Una de las soluciones al problema demográfico está en disminuir la fertilidad mediante la planificación familiar y el uso de métodos anticonceptivos. Se considera que en el mundo entero 55% de las mujeres casadas en edad reproductiva utilizan algún tipo de método anticonceptivo y, de ellas, el 47% usa métodos modernos de anticoncepción. Para Latinoamérica las cifras son de 57% y 48%, respectivamente, es decir, muy similares a las mundiales.

La fertilidad es el producto de un complejo mecanismo de formación del espermatozoide y del óvulo, que como consecuencia del acto sexual logran unirse en el tracto genital femenino para dar origen a un nuevo ser. El espermatozoide mantiene su capacidad de fertilización por 48-72 horas.

 


El óvulo es liberado por el ovario 14 días antes de la regla siguiente, pero no necesariamente 14 días luego de la regla anterior y mantiene su capacidad de fertilización por 12-24 horas. Como la mayoría de los pasos en el proceso de fertilización ocurren en el tracto genital femenino, casi todos los métodos anticonceptivos disponibles son para la mujer.

La efectividad de un método anticonceptivo puede ser: demográfica, que es el impacto del método sobre la tasa de fertilidad de un país en particular; teórica, que mide la efectividad del método en prevenir embarazos cuando se utiliza bajo condiciones ideales y práctica, que consiste en los resultados reales de los diversos métodos empleados. Los estudios actuales evalúan la efectividad de un determinado método usando la fórmula de Pearl, que mide el índice de embarazos por 100 años de exposición.

 

Si desea descargar gratis este capítulo completo
en pdf regístrese aquí y luego regrese a esta sección
y haga clic aquí

 

 

CAPÍTULO 2 - MÉTODOS DE BARRERA

 

 

 

El preservativo constituye un buen método anticonceptivo si es utilizado en todos los actos sexuales, si se usa un condón de buena calidad, se coloca en la forma correcta y se tienen todos los cuidados para evitar el daño del látex. Las desventajas son: la interferencia del acto sexual, la disminución de las sensaciones sexuales y el hecho de que es el hombre el que debe usarlo. El hombre es reacio a aceptar su uso porque muchas veces no reconoce la obligación de participar, junto con la mujer, en la gran responsabilidad que significa el evitar un embarazo no deseado.


El diafragma es un buen método anticonceptivo si se usa en todos los actos sexuales junto con el espermaticida. La principal desventaja es que, al igual que con las otras barreras, interfiere con la espontaneidad del acto sexual y, en general, es incómodo de usar.

 

 

 

Los espermaticidas son poco recomendables para ser usados como método único porque tienen una alta tasa de fracasos.

 

Si desea descargar gratis este capítulo completo
en pdf regístrese aquí y luego regrese a esta sección
y haga clic aquí

 

siguiente >> - Capítulos 3 y 4

 

 

Copyright © 2005 FUNDAFER - Derechos reservados. Última actualización junio 2008.
Condiciones de uso Términos legales Políticas de privacidad